Tema Septiembre

Meditación - Amar la Vida

desde: Hazrat Inayat Khan -

Attaining the Inner Life

(véase también consejero)

Aquí podéis escuchar a todos los temas



Al principio, la meditación se hace mecánicamente, a una hora que hemos fijado como la hora de la devoción o la concentración.

El siguiente paso es pensar en esa idea de la meditación en otros momentos del día.

Y la tercera etapa es continuar la meditación a lo largo del día y la noche. Entonces hemos alcanzado la meditación verdadera. Si alguien hace la meditación sólo durante quince minutos por la noche y luego se olvida por completo de ella durante todo el día, hace lo mismo que ir a la iglesia el domingo y los otros días de la semana olvidándose de todo.

El entrenamiento intelectual sin duda tiene su utilidad en el logro de la vida interior, pero lo principal es la meditación. Ese es el verdadero entrenamiento. El estudio de un año y la meditación de un día son iguales. Por meditación entendemos el tipo de meditación correcto. Si una persona cierra los ojos y se sienta sin hacer nada, puede también irse a dormir. La meditación no es sólo un ejercicio para ser practicado; en la meditación el alma se carga de nueva luz y vida, de inspiración y vigor; en la meditación hay toda clase de bendiciones.

Algunos se cansan de la meditación, pero eso no significa que mediten, se cansan antes de haber llegado a una etapa en la que realmente experimentan el efecto de la meditación, como los que se cansan de practicar el violín. Se cansan porque todavía no han tocado el violín; si una vez lo hubieran tocado, nunca se cansarían. La dificultad es tocar el violín, y la dificultad es tener paciencia con nuestra propia forma de tocar.

Paciencia es necesaria en la meditación; una persona se cansa porque está acostumbrada a la actividad a lo largo del día. Sus nervios están inclinados a seguir y seguir en esa actividad que no es realmente para su beneficio, y sin embargo le está dando la inclinación a seguir; y cuando se sienta con los ojos cerrados se siente incómodo, porque la mente que ha estado activa todo el día se vuelve inquieta, como un caballo después de haber tenido una larga carrera. Entonces, si quieres que el caballo se quede quieto, está inquieto. No puede quedarse quieto, porque todos los nervios han estado activos, y se hace casi imposible mantenerlo quieto. Y así es con nosotros los seres humanos.

Una vez estuve con un hombre que tenía el hábito de meditar, y mientras estábamos sentados cerca del fuego y hablábamos de cosas, él entró en silencio, y yo tuve que sentarme en silencio hasta que abrió los ojos. Le pregunté: ‘Es hermoso, ¿no?’ y me dijo: ‘Nunca es suficiente’.

Aquellos que experimentan la alegría de la meditación, para ellos no hay nada en este mundo que sea más interesante y agradable. Experimentan la paz interior y la alegría que no se puede explicar con palabras; tocan la perfección, o el espíritu de la luz, de la vida y del amor, todo está ahí.

*            *            *

La quinta necesidad en el Camino Interior es el amor por la vida cotidiana. No hay una moral estricta que un Guía Interior imponga a una persona, ya que ese trabajo se ha dado a las religiones exteriores. Es al lado exotérico del Trabajo Interior al que pertenece la moral exterior, pero la esencia de la moral es practicada por aquellos que recorren el Camino Interior.

  • Su primer principio moral es constantemente evitar herir el sentimiento de otro.

  • El segundo principio es evitar dejarse afectar por las constantes influencias que cada alma tiene que encontrar en la vida.

  • El tercer principio es mantener el equilibrio en todas las diferentes situaciones y condiciones que alteran este tranquilo estado de ánimo.

  • El cuarto principio es amar incesantemente a todos los que merecen amor, y dar a los que no lo merecen su perdón; y esto lo practican continuamente.

  • El quinto principio es el desapego en medio de la multitud; pero por desapego no me refiero a una separación. Por desapego sólo se entiende elevarse por encima de las ataduras que nos atan a los seres humanos y nos impiden el viaje hacia la meta.


Mi trabajo más pequeño en el plano interior

vale más que todo lo que hago en el mundo exterior.

 

Vadan - Gamakas


(Maheboob Khan, el hermano de Hazrat Inayat Khan, ha compuesto música a una serie de aforismos de Hazrat Inayat Khan en mitades del siglo anterior, como ésta ‚How Shall I thank Thee‘. Mohammed Ali Khan, el primo de Hazrat Inayat Khan, ha cantado esta canción en un concierto en Zurich alrededor del año 1956 – aquí la podéis escuchar)


Gayan como E-book - clica aquí

Vadan como E-book - clica aquí

Nirtan como E-book - clica aquí

esos E-books están libres de costes - utilizáis bien sus tesoros!